Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Memoria Fotográfica (Capítulo 2-1)

París. Marzo del 2014.


"Un hedor a carne putrefacta y agusanada se colaba a través de las grietas de las rocas que sostenían los muros del castillo como un Susurro Invisible.
Los pasillos, inundados de cuerpos que sudaban sangre, esperaban con ansia los chillidos que preceden a la muerte para poder descansar.
La epidemia prolongaba sus acogedores brazos hacia cualquier ser viviente que se aventurase en las entrañas de la fortaleza, arrastrándolo al más allá sin piedad.
El Miedo, como un ángel redentor, incitaba a la huida, al suicido como único fin.
El Rey, sentado en su trono de obsidiana y rubíes, contemplaba con las cuencas de los ojos vacías, como sus súbditos le rendían pleitesía con gestos de horror y agonía. Cadáveres andantes que se mecían al ritmo de una melodía silenciosa que clamaba a los cielos piedad y misericordia.

Y, entre aquel mausoleo improvisado de vieja roca desmemoriada, un llanto histérico de bebé se habría paso, a través del fuego purificador de las hogueras, com…

Memoria Fotográfica (Capítulo 1-4)

Madrid. Septiembre del 2013.

-¡Por Lucifer! – La exclamación que reverberó contra las cuerdas vocales de Marcus Giordano inundó de un fuerte acento italiano la estancia, alejando de su voz la dulzura y el meloso deje aristocrático con el que el LaSombra solía encandilar a sus víctimas. De etiqueta, bien trajeado y con una gabardina gris marengo de corte clásico, el Vampiro era incapaz de controlar unos nervios que empezaban a desatarse por todo su ser, ignorando el férreo control que solía tener sobre ellos. - ¡Estate quieto de una puta vez!


Unos ojos de un fuerte verde esmeralda, muy intenso, demasiado intenso para poder ser considerado un color real, le observaron con una expresión de desconcierto y confusión, una mirada de extrañeza y sorpresa, todo mezclado entre sí, brillando en la Oscuridad que reinaba en el interior de aquellos iris que parecían provenir de otro Mundo. Dreck De Rother, más conocido en aquella ocasión como Elderbar, apodo que se cambiaba en función de la Misión en…

Gracias

Será que hoy tengo la sensiblería a flor de piel, como si todos los pétalos de un montón de Girasoles de Magia Infinita me rozasen, al compás de las melodías de un viejo Trovador Soñador…
Será que mi Alma se ha transformado en Algodón de Azúcar o quizás… Quizás los Unicornios y demás Seres de Fantasía que siempre han estado rondándome vuelven a casa…
Será que las heridas ya no lo son… Y lo único que queda de ellas es Nada, salvo los hilos de purpurina de mil colores con las que se cerraron, con mimo, con suavidad, con Tiempo hecho de Sonrisas…
Será que el Corazón empieza a sacudir el frío del Invierno, del Letargo en el que estuvo enclaustrado, mientras esperaba a que su Dueña recordase que no podía perder a sus Musas, Amigas de las Noches de Insomnio, de los Paseos entre las Nubes, de las Ganas de Volar… Será que mi Músculo Bombeador de Sangre de Duende ya no siente pánico, no se siente solo, pues los Vampiros de Memoria Fotográfica empiezan a merodear por la Mente, correteando como lo…

Memoria Fotográfica (Capítulo 1-3)

Madrid. Septiembre del 2013.

Los aullidos guturales se fueron extinguiendo con suavidad, lentamente, arrastrados por un rumor lejano, con sabor a Apocalipsis ficticio, edulcorado con aquellos pasos desequilibrados que asemejaban a una borrachera. Los últimos Caminantes de la Marcha Zombie corrían despacio, como tortugas putrefactas que no querían como compañía la Soledad Humana, sino más bien ser una marea de Mosqueteros No Muertos, unidos por un lema silencioso que no necesitaba palabras, pero que parecía hondear una bandera invisible, tatuada con el famoso lema de “Todos para uno y uno para todos…” del gran Alexandre Dumas.
Vecinos, curiosos y espectadores parecían hastiados, cansado ya de ver cómo una panda de descerebrados, frikis y adictos al Rol paseaban sus personajes inventados por el asfalto y las aceras, como si no hubiera un Mañana, como si sus enemigos fuesen las personas, y ellos una especie de Redentores de la Humanidad regalándoles un aviso, una amenaza sacada de un cómi…